ACEITE DE PIEDRA IV

 

El petróleo, un remedio con efectos colaterales.

Luz María Peregrina Ochoa.

IV y último.

 

IV. Defendamos nuestros derechos: No a la reforma para la privatización.

 

La actividad petrolera desde sus inicios, antes y después de la expropiación, se ha ejercido con descuido. Al principio, se debía al desinterés de las compañías extranjeras por proteger los recursos de un país ajeno; después, por el despilfarro y la corrupción de sus políticos, funcionarios y líderes sindicales. Lo cierto es que el desarrollo de la industria petrolera siempre ha tenido efectos colaterales y ha estado asociado a un proceso de deterioro del ambiente ecológico, económico, social, político, cultural, urbano.

 

Desde la época en  que las compañías extranjeras mantenían la actividad predominante, ejercían la explotación sin tomar las medidas necesarias para la protección de los yacimientos petroleros. Produjeron catástrofes en campos petroleros: centenares de miles de barriles de petróleo se perdieron en incendios de pozos potentes, yacimientos notables como la Faja de Oro quedaron arruinados para siempre.

 

Es comprensible que un país pobre como el nuestro recurra a una fuente de divisas inmediata, pero es difícil entender que una proporción importante de esos recursos no se destine a la aplicación de una estrategia efectiva de administración de los yacimientos petroleros y a la incorporación de una cultura de riesgo en las actividades petroleras para prevenir los graves daños ecológicos.

 

Las  catástrofes ecológicas  y las consecuencias sociales y económicas integran una larga lista, entre las que destacan el incendio de la refinería de Minatitlán, Veracruz en 1955; la grave contaminación del río Coatzacoalcos a partir de la década de los sesenta con la modernización de la refinería de Minatiltán y la instalación del complejo petroquímico Morelos en Coatzacoalcos, Veracruz; el descontrol del pozo petrolero Ixtoc localizado en el golfo de Campeche que expulsó petróleo a lo largo de casi todo el año 1978; la explosión y el incendio de la planta de distribución de gas en San Juan Ixhuatepec, estado de México, en 1986;  la explosión del drenaje de Guadalajara, Jalisco en 1992 a causa de una filtración de gasolina proveniente de la planta de distribución de PEMEX.

 

 

continúa en la sección especial Aceite de Piedra

donde podra consultar las cuatro partes que integran el artículo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s