LA LUCHA DE LOS MAESTROS DE MORELOS ES LA DE TODOS

 

Por Luz Ma. Peregrina

 

En las décadas posrevolucionarias el trabajo del gobierno federal fue incansable para extender por todo el país el trabajo de alfabetización y la educación en todos los niveles escolares, sobre todo durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas del Río. Veinte años después, durante el gobierno del presidente Adolfo López Mateos se da otro de los grandes logros de la educación pública nacional: la distribución de los libros de texto gratuitos para las escuelas primarias de México: ricos y pobres aprendían en los mismos libros.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) cuidaba los programas educativos y su realización. En cuanto a la formación docente, su objetivo era la preparación de maestros al servicio del pueblo. Pueblo en términos de sectores populares y pobres, porque la clase alta y media alta por lo general han preferido educar a sus hijos en escuelas privadas. Sin embargo, era común en las escuelas públicas encontrar alumnos hijos de profesionales independientes y de funcionarios y empleados públicos. Para desventaja de nuestra integración social, esta diversidad ha desparecido de nuestras escuelas públicas y con ella también ha desparecido la preocupación del gobierno por mantener un buen nivel educativo; por ejemplo, su desinterés en la formación y las condiciones contractuales de los docentes.

Con el cambio de la política económica gubernamental: sustituir el estado empresarial y garante de la satisfacción de necesidades básicas a sus ciudadanos por un estado “normativo y regulador”, estimulante de la empresa privada, el libre comercio y la especulación financiera, la figura de los sindicatos que defiende los intereses de los trabajadores tiene que replantearse y sustituir a sus líderes que, además de afianzar en el poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante décadas, forjaron su discurso y su clientela política de acuerdo con los derechos constitucionales de los trabajadores.

Es así como la política neoliberal que empieza a tomar fuerza a fines de los años 80 exige el relevo de los líderes de los gremios más poderosos del país. Entre ellos, la destitución de Joaquín Hernández Galicia, máximo dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (SNTPRM), y la sustitución de Jongitud Barrios, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Un perfil característico de los nuevos líderes sindicales es la maestra Elba Esther Gordillo, compañera “fiel”, alumna y asistente sindical del maestro Jongitud Barrios, hasta que Carlos Salinas le ofrece el puesto del maestro Barrios y destituye a quien la formó en las lides del clientelismo y el control de las fuerzas vivas del magisterio.

Desde entonces, la líder nacional del SNTE no ha ocultado su actitud incondicional al partido en el gobierno; ni su desinterés en la formación, las condiciones laborales y el poder adquisitivo de los salarios de sus agremiados. Sus decisiones políticas por estar en gracia con la élite del poder, aunque han logrado los objetivos inmediatos, han costado muy caro tanto a los poderosos como a su gremio. Y por supuesto, ella no ha salido bien librada en cuanto a la ética de estilo político, pero éste es un asunto que le interesa poco. Lo grave para ella sería el desconocimiento y destitución de su liderazgo y por lo tanto la desaparición de la fuente de su fortuna ilícita.

Uno de esos costos, por una parte, lo está pagando con creces Felipe Calderón, pero al cabo él aceptó jugar así; y por otra, el pueblo, quien tuvo que aceptar que su voto no tiene ningún respeto, ni validez. Recordarán que se hizo pública la llamada telefónica en la que Gordillo esperaba instrucciones, una vez que se tuviera definida la tendencia de las votaciones presidenciales de julio de 2006, para dar el voto corporativo del sindicato de maestros a favor del Partido Acción Nacional (PAN) y dar pie al Instituto Federal Electoral (IFE) para inventar el 0.56% (la aproximación de la aproximación) a favor de Felipe Calderón.

Inventada o no, esta proporción en términos de realidad política es igual a 0.00, cero contundente. Por lo tanto, el resultado oficial de este proceso pone en duda la legitimidad del gobierno presidencial. Por eso es un gobierno débil: está fuera de control la economía, el bienestar social, el narcotráfico y por supuesto la política. El gobierno cubre su ingobernabilidad con ejército y policía por todas partes, con un mensaje de terror a la ciudadanía: “No se muevan o disparo”.

¿Dónde está la capacidad de negociación de la maestra? Podríamos decir que el actual partido en el gobierno le debe la vida en el poder al SNTE. En este sentido el gobierno debería tener una actitud si no benevolente, por lo menos conciliatoria y de respeto con los maestros de Morelos y los demás del resto del país que se suman a la causa. ¿O será que están siendo castigados los maestros que no empeñaron su voto? (¡Qué pregunta la mía!)

No sobra acotar que los dos pilares políticos de la educación en México del gobierno calderonista son: Josefina Vázquez Mota, al frente de la Secretaría de Desarrollo Social en el sexenio pasado, encargada de conseguir el voto de los pobres (que en nuestro país son millones), y Elba Esther Gordillo. No hace falta repetir lo que ya dijimos de ella.

La maestra, no conforme con lo que ha logrado hasta hoy, sigue atizando el fuego, sus decisiones son cada vez más centralistas e impositivas. La más reciente fue aceptar el Acuerdo por la Calidad de la Educación (ACE) con el gobierno federal.

Como respuesta a esa actitud autoritaria los maestros del estado de Morelos, sección 19 del SNTE, se organizaron y el 18 de agosto de este año iniciaron su movimiento en contra del ACE. Presentaron un pliego petitorio de 12 puntos, entre los que destacan: el respeto a sus conquistas sindicales como el pago del aumento salarial fijado contractualmente; el desconocimiento de su dirigente estatal Luis Manuel Rodríguez Olvera; derecho a la contratación de tiempo completo, basificación y regularización; no ser certificados cada año. La principal inconformidad con el ACE es la cancelación del derecho de los maestros a vender o heredar su plaza al momento de su jubilación.

Desde que la sección 19 inició su movimiento comenzó a haber inquietud en el SNTE a nivel nacional. Poco a poco los maestros de otros estados, como Guerrero, Quintana Roo, Zacatecas, Baja California, se han solidarizado y coinciden con la posición de resistencia de los maestros morelenses para defender su derecho a decidir sobre su plaza al momento de su jubilación. Los maestros de Morelos, además del apoyo de padres de familia de la entidad, también han recibido el apoyo de padres de familia de los estados mencionados.

Parece que las tensiones aumentan en las secretarías generales en las distintas secciones del SNTE del país. Mientras tanto a partir del lunes 29 de septiembre, con el aval del gobierno de Morelos, personal del SNTE y padres de familia tomaron algunas escuelas y empezaron el ciclo escolar. La imposición del gobernador, Adame Castillo, de iniciar las clases con esquiroles del SNTE y suspender el sueldo a los maestros del movimiento se derivó de la negación de la sección 19 del SNTE a sentarse a la mesa de negociaciones dentro de las condiciones estipuladas en el ACE.

Por otra parte Josefina Vázquez Mota, titular de la Secretaría de Educación, declaró que se darán clases por televisión e Internet para que el ciclo escolar no se pierda. Lo que quiere decir que el gobierno federal subestima la presencia de los maestros en el aula y no tiene prisa por en buscar una conciliación. A esto podemos agregar el acto demagógico de mostrar una preocupación inexistente por la educación de los niños y jóvenes.

La conducta de Elba Esther Gordillo y de Josefina Vázquez Mota parece indicar que sólo entienden de compra venta de votos. Parece que son inútiles, si deben ir a la mesa de negociaciones, utilizar la diplomacia, reconocer y respetar derechos y perder algún coto de poder a cambio de un poco de estabilidad política en el país. Resultado: niños sin clases, maestros sin derechos y ciudadanía sin representación, mientras dos señoras se empeñan en demostrar quién es la más poderosa. Por supuesto, que si la lucha magisterial no logra que Elba Esther convenza a Calderón de dar marcha atrás al ACE, pues ya sabremos quién es la más poderosa.

Debemos reconocer que la lucha de los maestros del estado de Morelos es otro de los intentos pora tratar de recuperar la dignidad de ciudadanos en defensa de nuestros derechos para que merezcamos elegir y ser respetados por nuestros gobiernos. La observación y la solidaridad de la sociedad civil con la lucha magisterial significan pensar en los motivos que han generado esta crisis. Los maestros de Morelos nos están ofreciendo una oportunidad para que pensemos por qué hemos llegado a esta situación de grave riesgo económico (inflación, desempleo, recesión importada por la crisis financiera norteamericana) social (narcotráfico infiltrado en la vida cotidiana del país, indiferencia por la las luchas ciudadanas) política (un gobierno sin legitimidad y sin gobernabilidad)

Los padres de familia afectados de manera inmediata en la educación de sus hijos por la lucha magisterial podrían compartir su problema con los maestros en resistencia y pensar en una alternativa conjunta de educación mientras se supera el conflicto. Lo trascendental de este suceso, lo que realmente afecta la educación del pueblo, es el objetivo del gobierno de adelgazar la estructura de la educación pública y ampliar la participación del sector privado en la educación, como lo ha hecho en otros sectores. Los principales afectados a mediano y largo plazos sería la mayoría de familias mexicanas que no disponen de recursos para pagar colegiaturas.

El empeño del gobierno para que cada vez más ciudadanos en la práctica renuncien a su derecho constitucional sobre educación “porque la escuela pública cada vez está peor”, es el verdaderos peligro que corremos con las decisiones gubernamentales como la implementación del ACE y el cierre de las escuelas normales.

Si tenemos hijos en la escuela pública y como ciudadanos padecemos lo mismo que nuestros maestros de Morelos, tratemos de hacer un esfuerzo para entenderlos, de acercarnos a ellos y enterarnos de lo que están viviendo y discutiendo; solidaricémonos con su causa y pensemos en una alternativa conjunta de educación durante el tiempo de resistencia. El distanciamiento entre los distintos sectores de la población deteriora el nivel de vida de todos y perdemos la posibilidad de defender nuestros derechos. En la vinculación social: en el diálogo entre los distintos sectores, en la conversación acerca de los problemas sociales, económicos y políticos que sufrimos como comunidad, podemos sumar fuerzas y generar ideas y acciones que nos beneficien a todos. Las causas del movimiento de los maestros de Morelos son las causas de todos los ciudadanos que padecemos a gobernantes que sólo se representan a sí mismos.

Anuncios

4 pensamientos en “LA LUCHA DE LOS MAESTROS DE MORELOS ES LA DE TODOS

  1. parece que usted no tiene hijos que estudien en escuela federal, por eso habla de esa manera, la democracia termina cuando afectamos los derechos de los demas.la educacion debe ser laica,gratuita,obligatoria y de calidad.

  2. Coincido en la inmensa mayoría de los planteos de esta nota y muy especialmente en la necesidad de reunir a los diferentes sectores populares en la defensa de una educación que garantice el acceso de las mayorias a una educación que no discrimine, a una escuela pública en la que de gusto formarse,una educación que se base en el conocimiento de las reales necesidades de todos los mexicanos y que los prepare para su mejor desempeño ciudadano.
    Hay un solo punto en que con todo respeto me permito disentir:¿ porqué han de tener derecho los maestros a vender o heredar su plaza? esto no me parece que tenga nada que ver con los verdaderos derechos de los trabajadores de la educación. Para mi estos comienzan exigiendo que las escuelas normales tengan sólidos proyectos formativos, que durante el ejercico de la profesión se ganticen sus derechos a la discusión de las condiciones contractuales en el marco de una verdadera democracia sindical; también que puedan acceder a una formación continua permanente y desde luego que las condiciones en las que trabajan ( de infrasestructura y de disponibilidad de recursos para la enseñanza) no vaya en declive sino que mejores y se incremente para bien de los docentes y de toda la comunidad eduacativa.Pero insisto, vender o heredar plazas me parece arcaico y antidemocrático.Los docentes deben acceder al cargo por concursos limpios e imparciales que demuestren su formación y sus antecedentes como educadores. Ese es mi punto de vista. Pero si estoy equivocado me gustaría que me lo hagan saber con argumentos claros.
    Claro que con autoridades sindicales y educativas como las actuales la limpieza e imparcialidad es imposible. Pero la herencia o la venta de la plaza tampoco tiene nada que ver según creo con la mejora de los servicios educativos sino con criterios patrimonialistas del empleo público.En fin creo que el debate es indispensable en este momento,un debate que no oculte que lo que lo mueve es el derecho de todos a la mejor educación.Y la mejor eduación es la que ocurre cuando los niños están bien alimentados, las familias tiene garantizado un empleo digno, las escuelas tiene buenos edificios y están bien equipadas los docentes han pasado por una escuela normal que realmente forme maestros y por supuesto que durante los años que ejerzan su porfesion tengan buenas condiciones salariales y un retiro jubilatorio similar que los aliente a trabajar con ahinco durante los años que ocupen de su vida en la formación de niños y jóvenes.¿Parece demasiado no? sin embargo no creo que lo sea, al contrario es lo necesario para que la educación pública funcione adecuadamente; y además la lucha porque se den todas estas condiciones es la que garantizaría la reunión de todos los sectores sociales que como bien advierte la autora de la nota hoy están dispersos en su esfuerzos por lograr el bien común.

  3. ES UNA VERGUENZA TENER MAESTROS QUE NO QUIERAN UNA EDUCACION DE CALIDAD, A ESAS PERSONAS SE LES DEBE DAR DE BAJA DE INMEDIATO Y METERLAS A LA CARCEL SI CONTINUAN CERRANDO CARRETERAS.

    YA BASTA DE IMPUNIDAD!!!!

    SUS DERECHOS TERMINAN DONDE EMPIEZAN LOS DE LOS DEMAS DE TRANSITAR LIBREMENTE

  4. Esta es para Gabriel, a ver dime tu, como es que piensas que los maestros van a defender sus derechos si nadie les hace caso, las televisoras nacionales solo estan para servir al gobierno, ahi no van a tener un foro de expresion, entonces cual es la solucion mas viable, pues tratar de llamar un poco la atencion de la ciudadania en general, como, pues bloqueando parcialmente las vias de comunicacion, a ver, un planteamiento, si en tu casa nadie te hiciera caso porque estan muy ocupados viendo la tele, tu como miembro de esa familia lo primero que harias seria apagar la tele no, para que asi pudieran voltear a verte, asi ellos, solo estan defendiendo sus DERECHOS que muchos años les toco ganar, como que ahora en menos de 1 año se los quiten, piensalo un poco.

    Creo que todos deberiamos de tomar en consideracion esta problematica, porque yo como la mayoria me eduque en un escuela publica, y la verdad serian injusto que el gobierno quitara la educacion publica por la avaricia de los que mas tienen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s