CUANDO LA PALABRA DEL OTRO DEJA DE SER AJENA

Estimados lectores les informamos que este es el ultímo capítulo de Un asomo a la lectura, la semana siguiente publicaremos un archivo con el compendio completo de este material para quien desee tenerlo completo.

 

Por Luz María Peregrina Ochoa

  

A lo largo del desarrollo de estos subtítulos dedicados a los horizontes que abre la lectura y a algunas sugerencias para incorporar más jóvenes a las prácticas de lectura, y por supuesto de escritura y de conversación, hemos destacado la importancia de reconocer en los escritos el registro de algunos rasgos que caracterizan el lenguaje hablado: algunas figuras, modismos, dichos, frases, orden de las palabras, cierto vocabulario. Todas estas cuestiones son características que nos llevan a evocar modos de decir las cosas, que al hablarlas son portadas por entonaciones que otorgan sentidos determinados a lo dicho: la intención que se pretende, el efecto que se quiere lograr, pero también información inconsciente o involuntaria acerca del que habla o escribe.

 

Continúa en la sección Escrituras y Lecturas, padres, maestros y alumnos….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s