POEMAS DEL TEDIO

Elsa Torres Garza

 

  

 

I

 

Esta es la casa de mi sueño

Donde vuelvo una y otra vez

Donde he dejado libros y escritos

Comida vieja y ropa robada al tiempo

Transcurrido, comida comida por los dientes

Lavados del recuerdo, donde he dejado uñas y

Células muertas, donde he dejado plantas

Vivaces y secas del remoto recuerdo.

Esta es la casa de mi sueño

Donde retorno una y otra vez

A abrir las ventanas

Y a aceitar los goznes de las puertas

Y donde acudo de vez en vez a renovar la memoria

De las músicas y a encender los focos

De la insistencia

Donde mis muertos, a mi espalda,

Me susurran el añoso adeudo

De mis rentas acumuladas…

 

 

II

 

Aquí reside el temor

Y el amor

Sentimientos gemelos

El temor al amor olvidado

Y el amor temido del olvido

Aquí reside el ardor

Y la herida

El ardor del cuerpo enamorado

Y la costra seca del olvido

Aquí reside el beso maníaco

Y el abrazo depresivo

 

 

III

 

No es de ti que puedo hablar

Ni de ti, ni de nadie

No tengo interlocutor alguno

Es sólo materia mi materia

Materia de sueño y olvido

Materia de carne y de piedra

Materia de solaz y de música

Materia de filosofía y de mundo

De pensamiento y rutina

De aventura y salvación

De matemáticas y aburrimiento

De metáfora y luz…

No, no, no,

No tengo interlocutor alguno

A no ser mi propio eco…

 

 

IV

 

Ahora he conjurado todos los fantasmas de la casa

He ordenado matar a las tarántulas

Y dejado escapar las lagartijas

Que vivían atrapadas en una lata oxidada.

He sacudido el tamo de todos los rincones

Y desechado toda esa comida rancia

Y podrida que se había quedado

En los platos de antiguos banquetes

He quebrado la porcelana de todas las vajillas

Familiares,

De todas las cadenas genéticas.

 

 

Mientras escribo estas líneas

He mandado trozar a la mitad

El delgado escarabajo marcial

De mis angustias y sus seis patas

Hasta hacerle desbordar

Las piedras preciosas

En su estómago entrañadas.

 

Después de echar agua y jabón

Y de trapear y sacudir a fondo la alacena,

En la vieja casa,

Y de tirar todo lo inservible,

Ya es hora de que mi casa sea,

Entre todas,

La más ligera.

  

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s