DONAN IMPORTANTE COLECCIÓN DE PIEZAS PREHIPÁNICAS

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) mostró hoy parte de una colección compuesta por ocho mil 100 piezas prehispánicas donadas por la señora Nadine Vinot a esa institución.

El acervo privado, calificado por el INAH como el más importante de México por la cantidad de piezas, tiene más de 50 años.

La colección, que abarca todas las culturas de Mesoamérica, fue presentada en el Museo del Sitio de Xochicalco, en el estado mexicano de Morelos.

Comprende figuras trabajadas en oro, jade, serpentina, cristal de roca, barro, hueso, concha, estuco, cerámica, entre otros materiales.

Dos monolitos toltecas que muestran a Quetzalcóatl saliendo de las fauces de una serpiente, ambos con un peso de un cuarto de tonelada, figuran entre las piezas más representativas, explicó el director del Centro del INAH, en Morelos, Eduardo López.

También sobresale una caja de ofrenda labrada con el emblema de Aztlán, que posiblemente se encontraba sumergida en el Templo Mayor de Tenoctitlán lo cual lo indica la coloración verde propia de las piezas halladas en ese lugar, agregó en conferencia de prensa.

La mayoría pertenece al estilo mezcala del período Preclásico (año 1000 antes de nuestra era) al Posclásico (900 al 1500 después de nuestra era), caracterizado por la sencillez de los diseños de pocos trazos, pero muy simbólico.

López detalló que la colección lleva el nombre de Leoff-Vinot, porque perteneció al matrimonio del odontólogo estadounidense Miguel Leoff y la francesa Nadine Vinot.

El doctor Leoff inició la recopilación de los objetos en la década de 1940, y fue registrada ante el INAH en 1973, después de la promulgación de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos de 1972.

Hace poco más de dos meses, la señora Vinot, de unos 70 años de edad, expresó al INAH su deseo de que la colección organizada por su esposo mediante el intercambio y la ayuda de sus amigos Miguel Covarrubias, Juan O`Gorman y Josué Sáenz, quedara bien resguardada.

Sólo sugirió que no se dispersara, que se exhibiera como un todo y que no fuera a caer en manos privadas.

Por su parte, el director de la zona arqueológica de Xochicalco, Marco Antonio Santos, detalló que ahora es preciso un buen trabajo de restauración porque muchos de los objetos, entre ellos figuras antropomorfas y zoomorfas, porta incensarios, vasijas, entre otros, estaban mal reparadas.

“Encontramos algunas piezas restauradas muy burdamente, pegadas con material que utilizan los dentistas, algo que se explica porque Miguel Leoff fue un odontólogo”, detalló.

También es imprescindible una revisión de cada una de las unidades que conforman el acervo para registrarlas en un catálogo y, más tarde se invitarán a investigadores para la curaduría de manera que se pueda presentar la colección dentro y fuera del México, acotó.

“Estimo que a finales de este año y a inicios del que sigue ya podamos estar anunciando una exposición con estas piezas”, precisó el director del Centro del INAH en Morelos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s