MEXICO EPIDEMIA Y GLOBALIDAD

 22 de abril 2009

     Dos elementos que se presentaron juntos han hecho la vida más incierta y riesgosa en este momento en México. Uno de ellos es la crisis general del capitalismo que ha enviado al desempleo a cientos de miles de trabajadores del sector formal. Hasta el momento unos 600, 000 trabajadores con seguro social han perdido su trabajo y otros 600,000 lo perderán el transcurso del 2009. El otro elemento es la epidemia que cobro fuerza  en los medios a partir del 23 de abril y han muerto unos 150 mexicanos. Esto ha provocado que el gobierno federal haya ordenado la suspensión del sistema educativo para evitar un contagio mayor al que se tiene en este momento.

     Uno de los puntos del debate se ha centrado en plantear que mientras en los Estados Unidos la epidemia no ha causado muertos mientras en México cada día aumenta el número de seres humanos que pierden la vida. La primera impresión que esta comparación nos deja es que Estados Unidos es un país de primer mundo y su gobierno es responsable ante la población y este bien organizado para enfrentar situaciones imprevistas como la epidemia actual del virus porcino que afecta a la población de los dos países. El gobierno mexicano, en cambio, que mira a la gente como una fuente de enriquecimiento y dominación, carece de la organización  capaz de responder adecuadamente  ante cualquier situación de riesgo repentino como la epidemia actual.

     México es uno de los países con mayor desigualdad en el mundo, en donde un pequeño número se apropió de casi toda la riqueza y un 80% de la población apenas cuenta con lo elemental para vivir y gran parte de este número vive en extrema pobreza.

     La ignorancia de gran parte de la población nacional, su pobreza y carencia de los más elementales satisfactores convierte a este amplio sector nacional en caldo de cultivo para la expansión del virus porcino que ha causado alarma nacional.  

     Sin embargo, un hecho ha redundado en beneficio del pueblo en estos momentos de alarma provocada por el virus porcino, la globalidad, la interdependencia informativa, desnuda a los gobernantes mexicanos que no tienen más remedio que atender, a su manera, desordenada y sin plan fijo, a la población afectada por la epidemia. Y digo que trabaja en forma desordenada porque, mientras el poder ejecutivo mandó a sus casas a los maestros y estudiantes del sistema educativo nacional,  los poderes legislativo y judicial federales trabajan sin importarles el destino  de la población victimada. directa e indirectamente, por la epidemia.

     La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estado atenta al desarrollo de la epidemia en México y esa observación ha obligado al gobierno de Felipe Calderón a prestar su atención al problema causado por el virus porcino en México.

     Al menos algo valioso nos ha dejado la globalidad capitalista

 

Por Jerónimo Hernández Vaca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s