PROPONE VOTO DE CASTIGO EN LUGAR DEL NULO

En los regímenes presidencialistas, los resultados de las elecciones intermedias sirven para renovar el Poder Legislativo y también para evaluar el desempeño del presidente de la República; si lo ha hecho bien aumentarán los votos de su partido o sucederá lo contrario si se califica negativamente a su gobierno. Eso pasa en Estados Unidos y en la mayoría de los países latinoamericanos, incluyendo a México, desde la década de los años 90. Al meter en un mismo saco a todos los políticos, se olvida que solamente uno de ellos es el presidente de la República y cabeza del Poder Ejecutivo. Como en México no existe la revocación del mandato, ni el plebiscito o el referendo, los ciudadanos sólo podemos expresar nuestra opinión sobre Felipe Calderón mediante el voto en estas elecciones. Aunque hay muchas otras, no eliminar el voto de castigo es la principal razón para oponerse a la anulación.

La jornada El correo ilustrado, 22 de junio 2009

María Eugenia Valdés Vega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s