A LA MITAD DE LA VIDA

                                               Luz María Peregrina

En el bosque la luz se filtra por todos lados

Las brechas se cruzan en distintos rumbos

Falta cansancio para evitar el camino

Un cruce se sobrepone a otro cruce

Cada vez más la vida me alcanza menos

Nada  real consuela cuando miras el límite

El ritmo puede parar en cualquier momento

Tanto trabajo

Sin paga alguna claro

Tanto que esperar

Y sin tejido a la  mano

Tanto que amar

Correspondido a veces

Tanto tanto

Tanto mundo poca vida

Supe de golpe una noche que no podría

Sentir el día hinchando mis pulmones

Atrapar maravillas en las olas nocturnas

Viajar en la luz lunar de un dorso ungido

Pisar el fin del mundo y mirar que renace

Reírme de mí en las páginas de una novela

Hablar de duendes bajo las estrellas fugaces

Beberme la música del hielo en cálidas tardes

A la mitad de la vida

Decido no renunciar

A mi niña distraída

A mi muchacho imberbe

A mi mujer embarazada

A mi viejo melancólico

A mi amor fracturado

Comienzo a sentir el peso de la farsa

El dolor por las memorias vacías

El arrepentimiento de lo no hecho

La presencia de las casas no visitadas

Pronuncio los insultos no preferidos

Las oraciones por los malqueridos

Lloré mucho por mi muerte

Desde entonces me multiplico

No dejo ni un sueño sin devorar

Me abrazo a los brillos de las hojas

Al rebote de la luna entre los cerros

Al violeta de las jacarandas

Al dragón que me invita

A tu rostro dormido

A la mitad de mi vida

Reviento en vidas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s