ES TIEMPO DE HACER AJUSTES AL MODELO DE DESARROLLO EN EL ORBE: JOSÉ NARRO ROBLES

• De lo contrario, quedará claro quiénes han sido los responsables de no tomar las determinaciones pensando en la vida y en el planeta, dijo

 • El cambio climático podría provocar conflictos y disturbios sociales, advirtió Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático

• El problema es peor de lo que concluyó el IPCC en su cuarto informe: Mario Molina, premio Nobel de Química 1995 El rector de la UNAM, José Narro Robles, estableció que si no hay ajustes al modelo de desarrollo quedará claro quiénes han sido los responsables de no tomar las determinaciones a tiempo pensando en la vida y en el planeta, y las próximas generaciones tendrán el derecho de hacer los reclamos históricos correspondientes.

En un par de años, dijo, en el orbe habrá siete mil millones de personas, y hoy existen grupos de académicos, científicos y activistas comprometidos con la vida que “estamos dispuestos a seguir puntualizando los problemas que acompañan al mundo, como pobreza, ignorancia, exclusión y enfermedad, así como carencia de servicios básicos”.

Es tiempo de hacer los ajustes y la próxima XVI Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP16), en Cancún, puede ser una oportunidad para emprenderlos, añadió Narro Robles al término de la conferencia “The importance of science in climate change negotiations”, que ofreció en esta casa de estudios Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Pachauri, por su parte, advirtió que el aumento en las temperaturas del planeta, el incremento del nivel del mar y las demás consecuencias podrían provocar serios impactos en la sociedad, como conflictos y disturbios sociales, así como escasez de recursos. En particular, las regiones pobres serán las más dañadas, en especial, entre 75 y 250 millones de personas en África, y sobre todo la agricultura, pues el rendimiento de las cosechas podría afectarse hasta 50 por ciento.

De hecho, existen regiones que ya sufren los estragos de la mala nutrición y la hambruna, subrayó. Asimismo, señaló que en promedio la capa de ozono ha disminuido cada década alrededor de 2.7 por ciento, las lluvias extremas han aumentado de manera importante y en un periodo corto pueden registrarse grandes cantidades de precipitaciones pluviales y caída de nieve. Por ello, consideró indispensable impulsar un desarrollo más sustentable. Se requerirán cambios en la manera de pensar, en la forma en que vivimos y cómo utilizamos los productos que consumimos. También, calificó de preocupante que las emisiones de gas de efecto invernadero continúen incrementándose.

Entre 1970 y 2004, aumentaron 70 por ciento. Además, hemos tenido un crecimiento de la temperatura de alrededor de 0.17 grados Celsius (°C) durante el siglo XX, y una expansión del océano de alrededor de 0.17 centímetros, lo que provoca mayores problemas en las áreas costeras bajas como Bangladesh, algunas zonas de la India y Estados Unidos, como se vio con la ciudad de Nueva Orleans y con el huracán Katrina. Si se da otro aumento de medio metro en el nivel del mar, podría generarse un gran impacto en las diferentes partes del mundo, “estaríamos cambiando la geografía del planeta”, sostuvo.

El presidente del IPCC sostuvo que el calentamiento del sistema climático es un hecho. Para finales del presente siglo esperamos, de acuerdo con los escenarios del Panel, un aumento de entre 1.1 y 6.5 grados. De hecho, recalcó, hay ciudades muy vulnerables a esta situación, en especial Shangai y Calcuta, que tienen una gran cantidad de población y que son áreas muy bajas. Incluso, entre 20 y 30 por ciento de especies podría enfrentar el riesgo de extinción si el calentamiento excede 1.5 grados. Universidades como la UNAM, que es una institución tan destacada, pueden ser líderes en estos campos. Ojalá que el gobierno mexicano y que la comunidad global se involucren y que la reunión de Cancún, de fines de este año, sea un puente de cambio muy importante con metas realistas y altas.

En su oportunidad, el premio Nobel de Química 1995, Mario Molina, comentó que en los últimos tres años, con la evolución de la ciencia del cambio climático, se encontró que los resultados del cuarto informe de evaluación del IPCC (2007) no estimaron la gravedad del problema. “Fue peor de lo que concluyó el IPCC”, porque la misma cantidad de gases de efecto invernadero ocasionan un aumento mayor en la temperatura promedio de la superficie del planeta.

El costo de no tomar medidas es mucho mayor, se ve con las inundaciones y la elevación del nivel del mar. Si tomamos en cuenta las repercusiones económicas, nos conviene tomar otras medidas de mitigación. Al leer una semblanza del ponente, el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan Elvira Quesada, señaló que Pachauri además de ser un gran experto, ha asumido compromisos y responsabilidades. En los últimos ocho años ha sabido coordinar con gran habilidad y guiar a más de dos mil científicos de diferentes nacionales, culturas y sobre todo personalidades para lograr la preparación de los notables reportes de evaluación del IPCC.

Boletín UNAM agosto 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s