El IMSS, con déficit en captación de sangre

 

En Morelos se realizan al mes 950 transfusiones, de las cuales sólo el 50 por ciento se obtienen mediante donaciones.

La delegación en Morelos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconoció que existe déficit en la captación de sangre en relación con la demanda que implica su operación, por lo que tiene que obtener el líquido hemático de otros bancos de sangre. Lo anterior, argumentó, debido a que no existe una fuerte cultura de la donación y se observa resistencia aun cuando se trata de donaciones para sus familiares.

La institución difundió a través de un comunicado que en Morelos el IMSS realiza al mes 950 transfusiones; “esta demanda supera lo que se recibe a través de la donación”.

“La cifra anterior es para atender las urgencias médicas y a derechohabientes que por su padecimiento o cirugías así lo requieren. Al mes se logra captar 225 mil mililitros de sangre que equivale a 450 unidades de sangre. Esto significa sólo del 50 al 60 por ciento de autosuficiencia para atender las necesidades; el resto se obtiene por apoyo de otros bancos de sangre.

Por lo anterior, se pide a la población su comprensión y apoyo para que en los casos que tenga que donar no se rehúse, ya que este importante tejido sólo se obtiene por donación voluntaria y altruista. La sangre no es un insumo terapéutico como son los antibióticos, por ejemplo”.

En dicha comunicado, el instituto señala que “la transfusión sanguínea se considera tan importante como un transplante de órganos, de ahí que los donadores son tan escrupulosamente estudiados y sometidos a pruebas, para evitar contagios. Hay falta de interés y voluntad por parte de la población para comprender que la sangre únicamente se repone con sangre, no existen opciones que la sustituyan.

En el Hospital General Regional No. 1 “Ignacio García Téllez” el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atiende diariamente alrededor de 56 donadores de este vital tejido.

Esta institución se caracteriza por manejar y disponer de sangre estudiada y segura, señaló Sergio Adrián Cleto Gutiérrez, coordinador de Servicios Auxiliares de Diagnóstico del referido nosocomio, agregando que se cumple con los estándares para la disposición, el manejo de la sangre y hemoderivados conforme a la NOM-003-SSA2-1993 (Norma Oficial Mexicana “para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines

terapéuticos”).

La existencia de este vital líquido es apremiante en la atención de pacientes que llegan accidentados, para quienes se encuentran en terapia intensiva, o en un complejo proceso quirúrgico. De la transfusión sanguínea depende la vida no sólo de estas personas, sino también para enfermos hematológicos, oncológicos y con insuficiencia renal crónica, entre otros.

Al donador en su atención de inicio se le aplica el cuestionario de autoexclusión, con preguntas y respuestas confidenciales para conocer si tiene factores de riesgos que le impidan considerar su sangre como segura.

Si la persona resulta apta, recibe una plática de trabajo social y se le toman sus signos vitales (temperatura, peso, talla, frecuencia cardiaca y presión arterial). Se le realiza estudios de biometría hemática para conocer las cifras de los glóbulos rojos, glóbulos blancos y las plaquetas. Si los resultados son favorables, el donador pasa con el médico seleccionador para que lo entreviste y le realice la exploración física, con mucho énfasis en detectar factores de riesgo, conforme lo indica la Norma Oficial Mexicana.

Posteriormente, si el médico considera que el prospecto es apto, se le extrae una unidad de sangre (de 400 a 450 mililitros), a la cual se le realizan estudios de hepatitis B, hepatitis C, VIH/Sida, sífilis, brucelosis y enfermedad de chagas, entre otros. La sangre se fracciona en sus diferentes componentes: paquete globular, plasma y plaquetas.

Después de realizar los estudios y procesos señalados, si el resultado es negativo, se procede a liberar la sangre, es decir ya se puede disponer de ella para realizar la transfusión al paciente que así lo requiera.

A quienes tengan el espíritu de convertirse en donador altruista, entre otras recomendaciones, se les sugiere no ingerir de manera cotidiana medicamentos, ni padecer enfermedades crónicas, pesar más de 50 kilogramos y tener una edad entre 18 y 65 años de edad. Practicar una alimentación sana y natural -en lo posible-, evitar prácticas de riesgo: consumo de drogas intravenosas o tener múltiples parejas sexuales.

De preferencia no tener tatuajes, agujas de acupuntura ni piercings; en caso contrario deberá tener mínimo un año de habérselo realizado o utilizado. Al momento de la donación no estar con algún proceso infeccioso agudo, tos, fiebre o gripa. También que en los últimos días no le haya sido aplicada alguna vacuna o haber tenido alguna cirugía, paro o cesárea en los último seis meses, y no estar en contacto directo con pacientes con hepatitis o Sida”.

Cabe recordar que las medidas de seguridad sobre la donación de sangre se han fortalecido en los últimos años, luego de que en la última década hubo incluso denuncias de presunto contagio de VIH por transfusión sanguínea realizada en el IMSS en Morelos. En su momento, la institución argumentó que pudo ocurrir debido a que existe un período de ventana en el que no se identifica el virus del Sida mediante las pruebas que eran habituales.

 

por   HYPERLINK “http://www.launion.com.mx/morelos/secciones/sociedad/itemlist/user/102-tlaullirociopreciadobahena.html” Tlaulli Rocio Preciado Bahena, diario La Unión de Morelos


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s