En honor a Macario Matus. Luces citadinas

Luces Citadinas

 

 

Irremediablemente trote por las calles

de la ciudad de México.

El humo de la carne expuesta en vía pública

lleno mis alígeros pulmones.

Los ruidos y el polvo de sus tardes

taladraron mis tímpanos de acero.

El muslo de las mujeres y el brazo de los varones

excitaron toda mi imaginación paridora.

Todo se me fue en mirar, oler, y caminar.

Durante el amor no hubo saciedad limitada.

Los pies, las manos, los sueños, están plenos de calles

y van ávidas de placer o cansancio.

Mi querido Dante y Rimbaud, juntos de píe,

creo que estoy vivo, todavía, todavía.

 

Ciudad mía:

te he perdido en el pasto,

jardines, bosques, zoológicos y lógicos.

Las calles de tierra quedaron bajo el asfalto,

cemento, acero, estructuras inmorales.

Te he perdido en el horizonte, en la lontananza

como un niño que no ve a la madre

a la hora del parto, partenogénesis.

Las avenidas ya no divisan columnas

hacia el cementerio de sombras, penumbras.

Se pregunta el semáforo perdido ¡Dónde

puedo comprar una hoja, un ojo, el hijo

que perdí? La gran vía responde airadamente:

los ejes viales te lo dirán, ve por ese acueducto,

por ese paso a desnivel, metro, tren elevado,

sigue el humo del topo eléctrico de luces.

Una noche me perdí con la conciencia

y una magna sin conductor me tiró a la casa.

 

 

Ciudades inhóspitas, sin luz

ni amistad en los dolores.

Sonámbulos poetas que no preguntan

cómo va el sol en lontananza,

pintores trasnochadores

obsesionados por el verde cobalto.

¿Dónde habrán quedado los vagos del mundo?

¿Habrán comido la migaja de ayer?

¿Perdieron el vuelo de las seis

de la mañana donde venía la amada?

Pienso a píe juntillas que se bebieron

toda la poesía ululante en un solo trago.

El mundo les ha dado la espalda

y ha convertido su noche audaz

en una eternidad escandalosa.

Están los ojos llagados de pus albina,

tísicos, mancos de la otrora vida,

humus de las ondas celestes, cósmicas

que se desvelaron en la oscuridad última.

Sí, han muerto. Deposito estas flores en su tumba.

 

¿Es Adán?

¿No lo reconoces?

Viene despojado de la hoja,

la parra parricida del nudismo,

retorna sin la manzana bíblica.

Regresa solo a la ciudad.

Un ave le invitó a volar,

la víbora le buscó el amor

y la lluvia le pobló de lágrimas.

Adán está en esta ciudad,

la de piedra y cemento,

caminos hollados, sin árboles,

rostros de ceniza, humo, pecado.

Adán viene pleno de pus,

oscuras las pupilas,

los brazos rotos, los pies

desollados, abiertos de sal.

¿Dónde habrá quedado Eva?

 

 

Macario Matus

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s