Samuel Vidal Arroyo, mi historia…

 

Por Samuel Vidal Arroyo

 

 EL PRINCIPIO

 

Eran los primeros días del otoñal mes de octubre de 1978, cuando el fotógrafo Victorino Flores, alias el Pelón, llegó muy preocupado y jadeante tronando sus huaraches de pata de gallo a mi oficina de prensa del ayuntamiento de Cuautla, que presidía Raymundo Llera Peña, para preguntar si había visto a su jefe el periodista Eloy Alcaraz Garzón, oriundo de Tres Palos Acapulco, pues tenía que decirle que había llegado de Cuernavaca “su secretaría” y estaba esperándolo en su oficina desde temprano. Se lo creí, pues desconocía las acciones de Eloy, quien me platico meses atrás, de manera informal, pero en tono de presunción golpeando su mano izquierda con un periódico enrollado, haber hablado con el licenciado Mario Moya Palencia Director General de la Organización Editorial Mexicana, para entonces la mas importante cadena de diarios de Latinoamérica, autorizándole crear El Sol de Cuautla, periódico que debería aparecer al mismo tiempo que El Sol de Cuernavaca, en el mes de Abril, el que vio la luz el 23 en la capital de Morelos. No le hice ningún comentario en ese momento.

 

Eloy Alcaraz, vivía en Cuautla desde hacía muchos años, siendo empleado de la secretaría de Agricultura, como fitosanitario especialista en el combate a las plagas de árboles frutales y porque aquí estaba enterrada su señora madre Ninfa Garzón, originaría de Atoyac Guerrero. Su afición era ser corresponsal de la industria cinematográfica en el diario deportivo Esto y sección de espectáculos de El Sol  de México, quien en sus reportajes menciona a Cuautla como “la ciudad de los balnearios” por lo que le corresponde a el haberla bautizado así. Formo un equipo de fotógrafos y reporteros que eran sus cuates, desde luego, yo no formaba parte de el por mi trabajo oficial. Además nunca me invito Eloy a crear el Sol de Cuautla. Le había autorizado instalar oficina, le enviaron muebles, escritorios, unas maquinas de escribir con veinti cinco años de uso y un vehículo pequeño Renault 5, e instalo teléfono para accionar, pero pasaron seis meses he hizo un solo formato Hechizo en alguna imprenta en el mes de junio que no llegó a periódico y le puso número cero, pero no pudo hacer nacer en ese tiempo, el diario No 49 de los soles, porque esa pandilla no tenía ni visos de haber efectuado un proyecto ni mucho menos realizarlo, pues se la pasaban en las cantinas hablando, hablando y tomando alcohol. Tenían siempre el R-5 estacionado en la calle.

 

 

 

Esa enorme tardanza había desesperado a don Mario Moya Palencia y desde luego al presidente de la OEM Don Mario Vázquez Raña, quienes ya habían realizado los estudios de mercado, su viabilidad y les urgía entrar en competencia con Diario de Morelos que circulaba desde abril de 1978, mandaron a investigar lo que pasaba y al descubrir la situación decidieron echar mano de de la mejor reportera de el Sol de Cuernavaca, Irma Álvarez de Ceballos, esposa del periodista Mario Ceballos Fernández, para entonces jefe de información, para que realizara otro plan de trabajo viable y fundará el Sol de Cuautla, ya que les interesaba Morelos sobremanera. Está joven periodista era la supuesta secretaria, por quién se afanaba Victorino quien llegó a Cuautla sin hacer ruido para hacerse cargo de la dirección del periódico, sin avisarle a nadie.

 

La presencia de la reportera Irma Álvarez Nathan, nombre de soltera, causo sorpresa y enorme disgusto en el mulato explosivo Eloy Alcaraz Garzón alias Eloyito, y sus sumisos compañeros Clemente Mejía alias el babas, Luis Castillo alias la monjita (porque era una madrecita) y Victorino Flores, sin embargo, les propuso a todos en muy buena onda que juntos crearan el diario al que estaban comprometidos, por estar recibiendo un sueldo que no desquitaban y habían desperdiciado muchos meses e inversiones.

 

Acepto el grupito a regañadientes, después de escuchar a su directora y se salieron de su oficina arrendada en el edificio verde ubicado en la antigua calle Criminales hoy proclama de Morelos No 50 despachos 1 y 2 en el primer piso, ubicado en el centro histórico de la ciudad, propiedad de don Lorenzo Franco Portillo originario de Cuautlixco. Todos juntos se fueron a la cantina a comentar lo sucedido como era su costumbre. La directora espero varios días, para que le entregarán el material periodístico, pero lo que obtuvo fue un boicot a su esperanza, jactándose de su actitud enfrente de cuanta persona encontraban hasta que llego a los oídos de Irma Álvarez esa burla y sin pérdida de tiempo, aviso a don Mario Moya Palencia lo sucedido. De inmediato le autorizó otro personal con reporteros profesionales y responsables, pues todo el clan de rebeldes, estaba cesado, eliminado para siempre, con Eloy Alcaraz por delante.

 

En la primera decena de octubre del 78, de pronto la periodista espigada, de lentes, bonita, vestida sencillamente, se apareció en mi oficina en los bajos del palacio municipal, acompañada de José Adolfo peña, quien se parecía al actor Germán Robles “drácula” magnifico reportero del El Sol de Cuernavaca quién llegó a ser por sus meritos, Jefe de Producción de la Editora, nos saludamos, pues ya éramos conocidos, para invitarme a formar el otro equipo de redactores, informándome de su decepción de Eloy Alcaraz y de haber confiado en él, solo para perder tiempo. Antes de responder, solicite al alcalde Llera Peña quién, después de preguntarme de que se trataba, me lo otorgo, sin dejar de realizar mis actividades de prensa y al siguiente día, estaba en el nuevo proyecto como reportero y con sueldo de veinte pesotes diarios, de esos de antes de la devaluación, sintiendo que era muy bello ser fundador de otro diario en Cuautla, pues en 1973 fui editor, no dueño, del diario actualidades cuyo propietario era el futbolista profesional y entrenador de los arroceros de segunda división, Isidro Gil Tapia, quién ya tenía enorme imprenta, eran productores martín Reynoso  Abúndez y Leonardo Borbolla, diario que vivió casi tres años, era tamaño tabloide y editábamos portadas a todo color, donde crecimos en experiencia sorteando las peripecias del diarismo de provincia.

 

De inmediato la señora Irma nos reunió para exponernos al pequeño equipo de reporteros sus planes en forma abierta, sincera, permitiéndonos opinar y planear las acciones, como calcular precios de plana, desplegados, anuncios, clasificados, publicidad política, pues sabia bien que Adolfo Peña fue parte del personal que hicimos actualidades, junto con el periodista Pablo Castañeda, el fotógrafo Tomas Pérez Ambrosio quién ahora radica en Conroe Texas Estados Unidos. De pronto me encargo conseguir una verdadera secretaria para que ella nos auxiliara. Lo publicamos y llegaron varias chicas deseosas de trabajar, escogimos a la morenita Lupita Avilés Fuentes, por sus cualidades, entre ellas su juventud, su simpatía, su sonrisa, sin faltarle el saber taquigrafía, mecanografía y buenos modales. También contrataron a la señora María Elena Velázquez Jiménez para hacer el aseo diario, como nos llamaba compadres la bautizamos como la Comadrita.

 

El 15 de octubre, llegó de México, de las oficinas centrales, Carlos Macias, fotógrafo de gran visión, quien empezó a realizar un archivo muy extenso de visitas y detalles de Cuautla en todos los ámbitos de la ciudad, como son sus calles, sus gentes, sus edificios históricos, sus plazas, sus templos, el rostro de campesinos, obreros, jóvenes personajes, sus bellas mujeres, sus viejecitos que se sientan en el zócalo a ver pasar bonitos cuerpos de muchachas, sus niños, sus mercados, los chumiles, esos animalitos que se comen en salsa verde, la cecina, las frutas, deportistas, estudiantes, así como del campo con sus ríos, corrientes de agua, canales, pozas, sus cañaverales, sus melgas de arroz, el sorgo, maíz, hortalizas, flores, cultivos de calabaza, ejotes, animales, los ingenios, los balnearios, el tren escénico, el de carga, caballos y burros cargados de arena por las avenidas, tenía un ojo extraordinario para escoger distancias, ángulos, primeros planos, detalles de rostros, claroscuros, era profesional.

 

Mientras tanto, los reporteros Adolfo Peña, Irma Álvarez y Samuel Vidal, iniciamos nuestro trabajo de crear reportajes, noticias, entrevistas, buscar y contratar felicitaciones, pues ya se había divulgado la noticia de la próxima aparición de un nuevo diario, artículos de fondo, buscar colaboradores de prestigio hasta almacenar un “colchón” muy gordo, para empezar el diario que iba a ser diseñado, formado, diagramado, producido e impreso en los talleres de el Sol de México, diario líder de OEM. Calentamos el ambiente con solo decirlo.

 

Terminó el ya friolento mes de Octubre, habiendo reunido silenciosamente, tanto material para el periódico que nos daba gusto y el colchón seguía abultándose, entró el revolucionario mes de Noviembre, con sus días de muertos, sus tamales de ceniza, sus moles, su dulce de camote, con su olor a flor de zempaxuchitl, sus calaveritas de azúcar y chocolate, su incienso saliendo por las ventanas de los hogares, el riquísimo pan de muero, famoso en todo el mundo, los amontonamientos de visitantes en los panteones, las calles congestionadas de vehículos, inflamándosenos cada día mas, el cariño por hacer periodismo profesional en nuestra querida ciudad, dirigidos por Irma Álvarez de Ceballos, nuestra inteligente primera directora, utilizando y ordenando los pocos escritorios, máquinas de escribir de uso, el vehículo, el teléfono 2-51-55, pagando nuestros propios pasajes cuando era necesario, con tal de llegar a donde fuera, pues desde la primera quincena de Octubre, nos llegó nuestro chivo, el sueldo pues.

 

Por fin, unos días antes del nacimiento de El Sol de Cuautla, nosotros no teníamos fija la fecha, estábamos en suspenso, tuvimos la noticia de enviar “material” con fotos, noticias, anuncio, felicitaciones captadas, reportajes, columnas para el primer número que habíamos soñado. Dándole la primicia a la señora Irma Álvarez, de escoger todo lo que aparecía en el primer número, los reporteros y el fotógrafo le guardábamos admiración, respeto y confianza a la periodista, y una tarde salió para México en el R-5 todo el bonche de notas en un portafolio especial, los siguientes días estuvimos nerviosos como los padres que van a tener un hijo y en nuestro corazón, eso era el diario, “nuestro amor chiquito”.

 

Aprovechando el tiempo armamos por escrito a manera de guión los planes propios del periodismo, asignándonos fuentes de información de la enorme lista que habíamos escrito, me correspondieron las fuentes políticas, las del campo, comercio, industria, deportivas, actividades sociales, la producción del campo, a la directora Irma Álvarez de Ceballos, las relaciones publicas con los dirigentes de OEM, la atención a funcionarios de gobiernos estatal, municipal, ayuntamientos, contratación de publicidad, resguardo del dinero, pagos, expedición de cheques reuniendo acciones de dirección, administración y contabilidad al mismo tiempo. Las demás fuentes de información serian para José Adolfo Peña las que desempeño con honestidad, calidad, disciplina y lealtad.

 

La distribución y circulación era otro paquete solucionado, el periódico seria traído de México, por el distribuidor don Buenaventura Pujol, un español de origen andaluz que acarreaba los diarios Sol de Cuernavaca, Esto y Sol de México, pasaría a dejar un paquete del Sol de Cuautla a Cuernavaca pues desde entonces se vende en la capital, otro a Yautepec donde tenia un puesto de distribución en el zócalo y terminaría en Cuautla, entregando una fuerte porción de su cargamento a las dos Uniones de Voceadores de Periódicos y Revistas de Cuautla que dirigían Fausto Franco, Miguel López y Javier Balbuena y otro en nuestras oficinas donde ya teníamos alrededor de 50niños que venderían el Sol por todas las calles, oficinas, mercados, comercios, oficinas públicas. Estos muchachitos tenían la autorización de meterse hasta en la cola del diablo a vender, y así lo hicieron pues tenían también nuestra protección. Los enseñamos a gritar las noticias y a defenderse de los raterillos.

 

Esos chiquillos habían sido voceadores callejeros de un tri semanario cuautlense llamado Polígrafo, cuyo director era tlapeño guerrerense, de nombre Enrique Romano, quien siempre había pregonado que en Cuautla no había periodistas capaces de hacer un diario, era muy alzado e ignorante de las capacidades de los demás, eso nos había calado y por eso le quitamos a sus voceadores, atraídos porque iban a ganar mucho dinero diario, podrían comer bien, llevar a sus hogares y vestirse y así fue llegándose el tiempo. El costo de la primera edición sería de un peso el ejemplar. También serían distribuidores Teresa Girón, Pepe Victoria, Alfonso Trejo Fonseca y su hija Lolita Trejo, en menor cuantía, pues controlaban un centenar de puestos donde distribuían los diarios nacionales como Excélsior, Novedades, Esto, Nacional, El Día, Prensa, Universal, Ovaciones, Ultimas Noticias, Extra de la tarde y revistas de todas clases. De esta manera circulábamos desde Yautepec, Oacalco, San Carlos, Cocoyoc, Oaxtepec, Tlayacapan, Totolapan, Atlatlauhcan, Yecapixtla, Ocuituco, Tetela del Volcan, Ayala, Jonacatepec, Jantetelco, Zacualpan, Temoac, Tepalcingo y Axochiapan menos Tlalnepantla, por ser difícil el acceso al monte. Estaban bien organizados. Posteriormente llegamos a Izucar de Matamoros y Atencingo, Puebla.

 

Lupita Avilés, José Adolfo Peña y un servidor les entregaríamos a los niños voceadores sus pedidos y les cobraríamos provisionalmente el porcentaje según el número de periódicos que vendieran, desde las siete horas en que llegaba. De los puestos callejeros se encargarían las uniones que llevaban su tajada de dinero también. Autorizaron en México que la primera edición se obsequiara con fines de difusión. Del segundo número en adelante se cobraría rigurosamente. Solo los reporteros tendríamos durante unos días una dotación para obsequio de nuestros entrevistados y clientes, así como para los políticos que estuvieran interesados en El Sol de Cuautla. Y nos seguía comiendo el estomago la espera.

 

Y NACIO LA ESTRELLA 49 DE OEM

 

Se llegó el día esperado, nos hablaron de México en la víspera, madrugamos el miércoles 8 de noviembre para poder tener en las manos nuestro diario tan acariciado, ayudamos a desempacar a don Buenaventura Pujol hombre de eterno puro, sacamos el primer ejemplar, que olía a tinta, a gloria, nos enviaron tres mil ejemplares. Decía en su cabeza principal EL PRI, convenenciero, en su cachucha Asesinaron a un Cabo de Caballería, las demás noticias: Recordamos al Pueblo Solo Cuando hay Elecciones, Seis Millones más de presupuesto al municipio, Nuevo Delegado de Policía y Tránsito, Rico. Las columnas Ventana a la Región que era editorial, Rayitos de Sol escritas por la directora Irma Álvarez y José Adolfo Peña, Seis de cada Diez Colonos no Tienen Agua, El Hijo Pródigo Regresa a Cuautla, abajo a la derecha el cuero de Olga Bryskin, que cautivó a la chaviza y a la momiza, quién en otra época fue reina del carnaval de Cuautla. En interiores, mostraba el sol de Cuautla mas noticias, felicitaciones pagadas y muchas fotos de la película que se filmaba aquí El Hijo Pródigo… Desde esa fecha publicamos un concentrado de noticias nacionales, internacionales, monitos, horóscopos, columnas de política nacional, editoriales que acostumbra la OEM, publicar en sus diarios distribuidos a lo largo de la república.

 

Se distribuyó de obsequio a todos los puestos, los niños se llevaron de dotación, los reporteros también lo regalamos. Estábamos que no cabíamos, como los niños con zapatitos nuevos, lo presumimos lo más que pudimos por todos los ámbitos. No era para menos. Había nacido ese día luminoso El Sol de Cuautla, conquistando al lector rápidamente, por la pluralidad y oportunidad de las noticias, hasta hacernos de la plaza totalmente, al desplazar a los demás diarios que llegaban de Cuernavaca, lo que dejo complacido a don Mario Vázquez Raña.

 

Nos empezaron a llover mas felicitaciones de políticos, comerciantes, amigos, periodistas, tanto por teléfono como para hacer publicadas y pagadas, de funcionarios del gobierno del Estado, del Ayuntamiento, funcionarios federales que servían en Cuautla, profesionistas, maestros, empresarios, industriales, líderes de obreros, burócratas, representantes de campesinos, todos nos saludaban de mano. También nos hablaron el presidente don Mario Vázquez Raña y el licenciado Mario Moya Palencia para felicitarnos. Pero no nos dormimos en nuestras nubes, ese día entregamos a la directora la dotación de notas periodísticas convenidas para la edición número dos.

 

Lo que si hicimos en la redacción fue brindar por nosotros, para estrechar más nuestra amistad. Aunque en la primera auditoria que nos hizo el temible Gerente General don Emilio Gandarilla, fue cobrarnos el gasto de la botella de brandy Presidente muy de moda, los refrescos y las tortas que ingerimos eufóricos, ese inolvidable día 8 de noviembre de 1978…Ah…también nos cobro lo que gastamos en el brindis de navidad y año nuevo de ese año. Sin embargo nos enseño lo que es la honradez en está empresa diciéndonos literalmente:”ven ese clavo metido en la pared, pues es de don Mario Vásquez Raña, respétenlo”, sentencia que nunca se me olvido y le recordé cuando asumí la dirección de El Sol de Cuernavaca y Sol de Cuautla por primera vez el 4 de Septiembre de 1990. Pero ese día, estábamos muy felices, nos sentíamos anchos.

 

Desde su nacimiento Sol de Cuautla reflejó en sus ocho páginas iníciales, el diario palpitar de la vida cuautlense hasta donde podíamos, otorgándole al lector el panorama de noticias que redactábamos con entusiasmo reporteril, siguiendo los cánones de objetividad, veracidad y oportunidad, que captábamos de toda la gama de actividades creativas de sus clases sociales tan disímbolas, como la intelectual, la política, las actividades de funcionarios, la producción agrícola, el quehacer industrial, comercial, social, estudiantil, deportivo, la cultura, la educación y los problemas de los barrios pobres, las poblaciones indígenas, sin descuidar la llamada nota roja que nos aportaba enorme circulación, teniendo como escaparate principal nuestra primera plana. Fuimos al pueblo sin rodeos, haciéndonos eco de todas las luchas justas de la gente, sus anhelos, sus sueños, sus angustias, el pensamiento de sus lideres, de la juventud, de los hombres de trabajo, las mujeres, cumpliendo las directrices de don Mario Vázquez Raña quien nos dijo:2 Apoyen el desarrollo de Cuautla. A las autoridades respétenlas pero señalen sus actos negativos y positivos, no les vendan el periódico”.

         

 

Anuncios

10 pensamientos en “Samuel Vidal Arroyo, mi historia…

  1. Un afectuoso y sincero saludo para mi amigo Samuel.

    Ruerdos tan tan bellos de una historia de vida siempre siempre es grato leerlo.
    Tener esta tan hermoza profecion que cada dia da ha conocer la vida misma que pasamos sin darnos cuenta a nuestro alrededor, el reportero el periodista el fotografo, gente con un sentido especial para captar la noticia importante o no importante y poderlo trasmitir a la sociedad. mi reconocimiento y aprecio para Samuel y que sigamos disfrutando por muchos años mas sus enseñanzas.

  2. 26 DE AGOSTO DE 2008
    DESDE ALGUN LUGAR DE LA HEROICA
    SEÑOR SAMUEL VIDAL ARROYO
    SALUDOS:

    ES MUY INTERESANTE LEER Y VOLVER A DARLE OTRA LEIDA A ESTA HISTORIA, LA LECTURA ES DIGERIBLE Y CUENTA CON DIVERTIDAS ANECDOTAS POR LAS QUE PASO EL AUTOR Y COMPAÑIA PARA QUE SE IMPRIMIERA LA PRIMERA EDICION DE EL SOL DE CUAUTLA.

    FELICIDADES MAESTRO, HA SIDO GRATIFICANTE LEER ESTA HISTORIA, SEGURAMENTE A MUCHOS LES HUBIERA GUSTADO SER PARTE DE ESTOS RECUERDOS.

    ESPERO QUE LA HISTORIA NO TERMINE ASÍ, SERIA LAMENTABLE Y HASTA CIERTO PUNTO DECEPCIONANTE QUE ASÍ FUERA.

    P.D. POR CIERTO EN LA PARTE DE ARRIBA HAY UN COMENTARIO DEL SEÑOR SELBACH, ETERNO REPRESENTANTE DE FOTOGRAFOS Y PERIODISTAS DE RADIO, TELEVISION Y NO SE QUE MÁS… UN CONSEJO PERIODISTA PONGASE A LEER O ESTUDIAR PARA EVITAR ESOS ERRORES GARRAFALES.

  3. no deje de escribir Don Samuel es Usted una fuente de información humana, sus textos son toda una enseñanza para los q iniciamos y por supuesto, muy divertidos…gracias por ellos….

    ah!! por cierto un comentario para Rafael Tapia, por favor Señor, con mucho respeto, deje que se expresen los que saben, no subestime el verdadero valor de las personas….la mala ortografìa es secundario….cuando se tiene lo esencial…el conocimiento y la experiencia…

  4. Don Samuel sus textos son un verdadero deleite, nos adentra, es fácil revivir con sus palabras todas las situaciones narradas por Usted, mis respetos y felicidades, síganos deleitando, ilustrando y divirtiendo tanto tanto….

    con todo respeto para el comentario del Señor Rafael Tapia, no quite el verdadero valor a las palabras del Señor Selbach, la ortograaafía es lo de menos el mensaje que envió al Sr. Vidal es más valioso que los errores ortográficos….que en este caso, son lo de menos….creo yo.

  5. HOLA DON SAMUEL: SOY MERARY ALCARAZ, HIJA DE DN. ELOY ALCARAZ (q.e.p.d) Y ACABO DE LEER ESTE ARTICULO, EN EL CUAL ME GUSTO EL PRINCIPIO, HABLABA BIEN DE MI PADRE, PERO POCO A POCO ME FUI DECEPCIONANDO, AL VER QUE AL PARECER MI PADRE DESAPROVECHO SU OPORTUNIDAD Y AL HACERLO ALGO “IRRESPONSABLE”, PERO BUENO, USTED LO VIVIO EN CARNE PROPIA, ES SU HISTORIA, NO LA MIA! HAGO UNA NOTA ACLARATORIA, SEGUN SU ACTA NACIO EN AYUTLA DE LOS LIBRES, GRO. GRACIAS X SU ATENCION. S.S.S. LIC. N. MERARY ALCARAZ LEANA.

  6. hola¡ me sorprendi cuando encontre este relato de como dio sus primeros pasos el sol de cuautla, pèro si me permite, recuerdo, que cuando yo estaba en la primaria, hermengildo galeana en el tercer año, a finales de los sesenta, me encantaba salir de clases, me dirigia al puesto de revistas que se encontraba junto al templo de santo domingo, para decirle a la sra. que no recuerdo su nombre, me diera unos periodicos de el sol, me sentia feliz de andar por todo el centro de cuautla, gritando. ¡el sol de cuautla¡ el ¡el sol de cuautla.
    regresaba al puesto y entregaba el resto de la venta,
    dicen que recordar es vivir, la señora me daba treinta centavos, como gratificacion, despues me hiba a los talleres de bicicletas y con los treinta centavos rentaba una, y me paseaba por donde yo queria, y ya no le cuento mas por que las vivencias de mi infancia, fueron muy gratas. ahora vivo en la ciudad de morelia, que es mi tierra natal. pero vuelvo a repetir ( recordar es vivir), a poco no?
    y para terminar, muy buen relato. el que usted escribio. hasta luego.

  7. quiero saber donde puedo publicar la verdadera historia de la bicicleta de la cantina la fuente , puesto que mi padre , todavia con vida a Dios gracias, y con 80 años de edad fué testigo ocasional de la bicicleta , gracias.

    • Hola buenas tardes Mario, si quieres envir la historia que dices a a este correo y nosostros la publicaremos en este sitio. Estaremos encantados d epoder hacerlo.
      Saludos

  8. hola, de nuevo por aqui, ya llevo mas de cinco veces leido el relato del sr.samuel vidal arroyo, y no me canso, de darle sus repasos, a la lectura, asi mismo tambien en mis recuerdos, esta el de los famosos “mueganos” que vendian en el zocalo del centro de cuautla, adormados con una lamparita y su bombilla de papel de color, para segun alumbrar a los delicios mueganos, eso sucedia en aquellos años de los sesentas, despues desaparecieron los puestos, pasaron varios años, sin que pudieramos deleitarnos con ese dulce. pero no tengo la plena seguridad de las fechas en que nuevamente aparecen los puestos de mueganos, por esos dias fui a dar una vuelta a cuautla, y vaya sorpresa¡ y a probarlos de nuevo, recuerdo, como se vendian¡ se termianban bien pronto¡ habia de que regresar al dia siguiente, pero temprano por que si no¡ ya no encontrabamos. (vaya que recordar es vivir)

    por lo pronto eso es todo.

    a ver si publican el tema de la bicicleta.

    hasta pronto juarez.

  9. Samuel, siempre te he admirado en muchos aspectos de tu vida, tanto profesional como personal y aún en la distancia y el paso del tiempo te veo como si fuera hoy, en tu combate de aquellos días (años) que antecedieron al crucial y honroso suceso que nos has narrado como entregando una parte de tu corazón en cada letra… eran días en los que desde mi perspectiva parecía como si la vida se ensañara contigo y sin embargo en tu aún difícil situación tuviste tiempo de tenderme tu mano en el momento oportuno… por eso hoy que he leído este relato quiero decirte que una de las más grandes alegrías de mi vida fué cuando te ví en el equipo de fundadores del SOL DE CUAUTLA, luego cuando me enteré de que eras el director de ambos diarios en el estado, me llené de alegría y mi esposa e hijos fueron el blanco de comentarios y recuerdos sobre tí, tu esposa y tus hijos (quienes en mi corazón ocupan el lugar de hermanos) y sobre todo de la felicidad que yo sentí por tí, hoy te puedo decir que no leí tu historia, no, la escuché directamente de tí, pues en mi mente y en mi corazón está tu imagen y tu inconfundible voz con ese tono característico de tí, tus gestos y ademanes (muy presentes en Armando), gracias Samuel por darme este regalo en esta tarde prenavideña en la que con la mirada de otros años y el pensamiento de otros tiempos contemplé un poco el pasado, ese maravilloso pasado del cual gracias a Dios tú formas parte, así como de mi presente. Gracias Samuel, gracias a Dios por tí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s