Xochicalco Morelos

Xochicalco, palabra náhuatl que significa ¡en el lugar de la casa de las flores!, es un centro urbano de Mesoamérica cuidadosamente trazado y construido en una serie de terrazas artificiales sobre un grupo de cerros (como La Bodega, La Malinche y Xochicalco) cuya ubicación aunada a la construcción de fosos, murallas y otros elementos defensivos permitiría contener posibles ataques.

 Su nombre original era Totolhuacalco, es la ciudad con mayor densidad de construcción en Mesoamérica. De edificios bellamente labrados, como la Pirámide de las Serpientes, Xochicalco mantiene una estrecha relación con los astros. Se encuentra a sólo 36 kilómetros de Cuernavaca, capital morelense. Disfruta de sus siete kilómetros cuadrados y no olvides visitar su museo de sitio.

 

Museo de Sitio de Xochicalco

Xochicalco, Morelos, ciudad inspirada en dioses y astros

Por sus características físicas el Museo de Sitio de Xochicalco, en el estado de Morelos es un ejemplo a seguir en la construcción de nuevos recintos museográficos en el país y en el extranjero: autosuficiente y ecológico.

Fue inaugurado en abril de 1996, luce en su exterior un color verde olivo con manchas ocre claro, con base roja, para lograr mimetizarlo con el monte que lo rodea, de esta forma no compite visualmente con la Zona Arqueológica de Xochicalco, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

El proyecto fue desarrollado por el doctor Rolando Dada Lemus, la construcción capta el agua de lluvia por las azoteas y es canalizada hacia enormes aljibes por debajo del edificio que tienen una capacidad de 556,000 litros. Esta agua sirve para abastecer los sanitarios, mantener las áreas verdes y es parte fundamental en los espejos y canales de agua que forman parte del sistema de ventilación. Las aguas residuales son tratadas y se dedican al riego de los jardines.


En la loma cercana a la explanada principal del centro ceremonial, se ubica el edificio bajo conceptos muy definidos en cuanto a su forma y función. Del estacionamiento se accede a un amplio espacio que, a través de un gran vitral nos ofrece una asombrosa panorámica de la zona arqueológica.


En la primer sala puede verse, en el cruce de los ejes principales que generaron el proyecto, la maqueta de la zona e iniciar el recorrido por el resto del meseo. Hay también en esa sala introductoria una maqueta en piedra de mil años de antigüedad.


La forma casi triangular de los salones y su perpendicular sistema de iluminación, nos invita a realizar el recorrido en el orden que los museógrafos han dispuesto y así vemos distintas piezas que nos conducen a través de la historia del centro ceremonial.


A la salida del museo, se llega a una plazoleta donde se puede tomar una calzada empedrada hacia las ruinas, o volver, rodeando el edificio y pasando junto a la cafetería, al estacionamiento.


La construcción ha sido planeada de manera que se utilice la mayor cantidad de energía solar, tanto para generar electricidad que, almacenada en baterías de acumuladores, permite la iluminación nocturna y calentar el agua necesaria.


Las salas y pasillos se iluminan con luz natural, que se difunde por medio de prismas que la dirigen a donde es requerida, reduciendo la necesidad de iluminación artificial.


La temperatura interior se controla mediante el empleo de dobles muros hacia el exterior y aberturas en la parte inferior, por donde se toma el aire que al calentarse sube para salir por ventilas en la parte alta. Cabe aclarar que las tomas inferiores recolectan aire que se refrescó y humedeció, pues pasa sobre un canal circundante que lleva agua.


Este importante centro, referido por algunos estudiosos como el mítico Tamoanchan de los relatos prehispánicos, tuvo su apogeo entre los años 650 y 900 de nuestra era, justo entre la caída de Teotihuacan y el surgimiento de Tula.


Dada su ubicación geográfica, Xochicalco goza de fama a nivel mundial y es muy visitado, sobre todo al inicio de verano, en que los rayos del sol penetran perpendicularmente e iluminan de manera particular las cuevas, creando un ambiente misterioso.


Cómo llegar: tomar la carretera 95 rumbo a Acapulco y en Alpuyeca desviarse hacia el poniente, rumbo a las Grutas de Cacahuamilpa y antes de llegar a Miacatlán otra desviación, ahora al norte, nos conduce a este maravilloso sitio.


El horario es todos los días de 9 a 17 horas. Quedan exentos de pago estudiantes y profesores con credencial vigente, jubilados, pensionados, adultos mayores con credencial, discapacitados y menores de 13 años.

2 pensamientos en “Xochicalco Morelos

  1. Pingback: VISITA XOCHICALCO MORELOS « El Sitio

  2. desde luego que la zona arqueologica de xochicalco lugar de las casas de flores es un centro en donde nuiestros antecesores pudieron plasmar su cosmovision pero sobre todo la precision del paso del astro tonathiu y desde luego la importancia de la serpiente del conocimiento ketzalcoatl y luego el tlachko o juego de pelota con su orientacion tan precisa para ver el paso del sol desde el oriente , hasta su puesta por las tardes , y la precison en la iluminacion de sus salas realmente la arquitectura sorprende bienvenidos todos a otra maravilla mexicana esto es para darnos identidad ate. minaluaztekatl vazquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s